Páginas vistas en total

martes, 14 de marzo de 2017

Marzo2017/Miscelánea. LA TRANSICIÓN , LA CORRUPCIÓN Y LAS COMARCAS EN ARAGÓN

LA TRANSICIÓN POLÍTICA EN ARAGÓN
(La corrupción)
*
Se trata de ese proceso mediante el cual se pasó de la dictadura franquista a la democracia parlamentaria y representativa. Ese proceso que, en esencia, se llevó con eficacia en lo tocante a la constitución de las nuevas instituciones del Estado, tuvo, por el contrario, sus momentos difíciles y de duda. Uno de los momentos cruciales y más desastrosos, no sólo en sí, sino por las consecuencias que acarreó fue el llamado “Golpe del 23-F” o “Tejerazo”.
Hoy, nadie trata de ocultarlo ya, fue un golpe desde el poder y bajo la “protección” del rey Juan Carlos I. Lo auspiciaban fuerzas conservadores y el objetivo era mantener el modelo de un Estado centralista. Evidentemente algunos ya veían y la historia lo anunciaba que el proceso autonómico tenía/tendría una deriva hacía el independentismo.
Pasados pocos años (históricos) los peores temores se están cumpliendo y muchos de los que entonces renegaban del golpe ahora lo aplaudirían. Pero, este modelo autonómico no ha traído solamente esta tendencia segregacionista. Lo que ha sucedido, además, es la verdadera división del Estado en “principados” donde los partidos gobernantes han obrado con total liberalidad, en todos los órdenes. ¿La cobertura? Muy fácil… la corrupción en el Estado Central, en el poder central con el rey a la cabeza.
Ejemplo de esto es Cataluña. Un príncipe, Pujol. Un partido, CDC. Una coartada, la compra de información sensible sobre los negocios del Jefe del Estado. ¡Pujol es intocable! De lo contrario el sistema se desmorona.
Pero, no solamente ha habido “príncipes” y “pujoles” en Cataluña. Los ha habido en las demás autonomías.
“Lázaro, me engañas” decía el ciego. ¿Cómo lo sabes replicaba el lazarillo? Pues muy fácil. Porque yo “comía de dos en dos y tu callabas”.
En Aragón el cobro de comisiones ha sido, igualmente, una constante. Tenemos ahora en candelero el caso “Plaza” tan importante como “La Gurtel” pero del que nadie sabe nada. Sin embargo, el partido que más y mejor ha metido mano en la caja ha sido el PAR. Me lo decía el sábado un alto dirigente de la DGA ya jubilado: “Biel ha tenido mucha suerte, se ha ido de rositas y mira que, aquello, era un escándalo.”
En tres facetas robaba el PAR a Aragón. Primera, para financiar el partido (Aragón es nuestro partido, nuestro negocio). Segunda para el enriquecimiento personal (Motorland representó la fractura entre Biel y Ferrer, “no reparto que es mi jubilación”). Y, en tercer lugar, todo tipo de nepotismo y enchufismo a gran escala. Me decía este mismo cargo que allí se iba no a pedir trabajo, sino a exigir, con unos modos incomprensibles si no se está amparado por el partido.
Uno de esos buenos negocios del PAR, de esos que solamente pasan un vez por tu vida, son las comarcas. Han quedado, sin embargo, estos desproporcionados edificios vacíos, sin uso ni fundamento, como “esqueletos rotos contra la tarde”. Son el ejemplo papable de la corrupción: grandes obras de las que queden grandes comisiones.
Dice un amigo mío que hay una cosa que por mucho que tengas, de ella, nunca cansa: EL DINERO.
Si hay en España una segunda transición. Seamos prudentes. Primero liquidemos la corrupción existente. La tarea es ardua.
*
Sede de la Comarca del Campo de Cariñena.
*
Treinta y tres suntuosos edificios sin apenas competencias.
***
**
*