Páginas vistas en total

jueves, 2 de marzo de 2017

Marzo2017/Miscelánea. LA NECESIDAD DE UNA PRENSA LIBRE, VERAZ , OBJETIVA Y PLURAL EN TERUEL Y SU PROVINCIA

PROSPECTO
“La libertad de imprenta es el poder más fuerte y benéfico de la sociedad moderna, el numen de los pueblos cultos, el más poderoso vehículo del saber humano.
El derecho de ejercerla libremente ha sido conquistado en Europa a costa de inauditos esfuerzos; y como sea el anatema de los tiranos, no han dejado estos de perseguirla hasta el día con más o menos encarnizamiento: algunas veces han logrado sofocarla; alguna vez ha sido desafiado su poder, y del resultado de ese duelo tan singular, responde la historia de Carlos 10 y de su proscrita dinastía.
Con trabas que la mellan gravemente, está reconocida en nuestra España; y en tanto no desaparezca el código fundamental, podemos y debemos ejercerla, apoyados en su artículos 2º, y en la fuerza omnipotente de la opinión pública.
El vasto reyno de Aragón, carece de un órgano fiel de su siempre acreditado patriotismo, de una bandera en la cual aparezca gravado con eternos caracteres el fecundo principio de la Soberanía Nacional; de un periódico  en fin que con decidida y firme voluntad le defienda a todas horas sin rodeos, sin ambages, sin cortapisas de ninguna especie. A la sombra de aquel gran principio nace el Centinela, y responde desde ahora ante la imagen venerada de la Patria, ser fiel y consecuente en toda su carrera."
*
A DÍA DE HOY
(Con trabas que la mellan gravemente)
En el año 1841 escribía, los párrafos que arriba transcribimos, Víctor Santos Pruneda Soriano en el periódico EL CENTINELA DE ARAGÓN. Parece que no ha pasado el tiempo. Les parece, también, a determinados responsables políticos, que el tiempo borra y tacha.  Sin embargo, el tiempo ni borra, ni tacha, ni oculta un principio tan sagrado, como universal: EL DE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN. Podríamos decir que hoy se ejerce gracias a la tecnología, es decir, gracias a Internet. Por esta razón nosotros hemos dejado de insistir. Pero, dejar de insistir no es abdicar, quede bien claro, sobre todo, para los nuevos políticos que llegan sin haber tirado el plumón: “El Diario” no representa ni a la provincia, ni a la libertad de expresión. Responsable de este desacato al sentido común y a la dignidad humana es, la persona última, que preside el medio de comunicación.
No es necesario decir mucho más. Hace tiempo que venimos observando y padeciendo un medio de comunicación, pagado por todos, pero que sirve sólo a intereses particulares. Que produce un gasto exagerado y que no sirve al fin para el que, en un día determinado, se tomó la decisión de mantenerlo (como público, es decir, pagado por todos y representando a todos).