Páginas vistas en total

viernes, 30 de octubre de 2015

Octubre2015/Miscelánea. GANCHADA Y POEMA EN LA LIFARA DEL DÍA, 30 DE OCTUBRE DE 2015 ( VENTA LIARA, ALLEPUZ)

EN LAS PRADERAS DE GÚDAR
Los Gacheros visitaron en esta ocasión, los altos prados de los ríos Guadalope, Alfambra y Sollavientos. Comieron muy sabrosamente, junto a los chospos amarrillos, en este plácido otoño del 2015. A los postres se recitaron poemas de ambos "mesteres" con el beneplácito y regocijo de los asistentes.
*
GACHERO PRIMERO
El primero es Gonzalo de Berceo llamado,
El primero es Aurelio Alonso llamado,
Gonzalo de Berceo, poeta y peregrino,
Aurelio de Orrios, jubilado ladino,
que yendo en romería acaeció en un prado,
que estando en Mecadona fuese a comprar pescado,
y a quien los sabios pintan copiando un pergamino.
y a quien algunos pintan comiendo langostinos.
*
Trovó a Santo Domingo, trovó a Santa María,
Trovó a Santa Beatriz, trovó a Santa María,
y a San Millán, y a San Lorenzo y Santa Oria,
y a San Fabián, y a San Sebastián y a Santa Otilia,
y dijo: Mi dictado non es de juglaría;
y dijo: Mi verdadera vocación es la gachería;
escrito lo tenemos; es verdadera historia.
Chusé lo tiene escrito; nadie lo negaría.
*
Su verso es dulce y grave; monótonas hileras
Comemos del mondongo  en lifaras gacheras
de chopos invernales en donde nada brilla;
y al llegar el invierno, los lomos y costillas.
renglones como surcos en pardas sementeras,
Las ristras de chorizos llevamos por monteras,
y lejos, las montañas azules de Castilla.
y para el colesterol, tenemos la pastilla.
*
Él nos cuenta el repaire del romeo cansado;
Él nos muestra en los dientes, después de haber cenado;
leyendo en santorales y libros de oración,
las míseras migajas que le da su pensión,
copiando historias viejas, nos dice su dictado,
nos enseña las "cuitas” de los años pasados,
mientras le sale afuera la luz del corazón.
que esporrinando zoquetes dejó su corazón.
*
GACHERO SEGUNDO
El primero es Gonzalo de Berceo llamado,
El segundo es Marcial Marco Saura llamado,
Gonzalo de Berceo, poeta y peregrino,
 Marcial Marco del Pobo, fosilero muy fino,
que yendo en romería acaeció en un prado,
que yendo a depredar  amaneció en un prado,
y a quien los sabios pintan copiando un pergamino.
y a quien la benemérita lo persigue, sin tino.
 *
Trovó a Santo Domingo, trovó a Santa María,
Depredó en Marruecos, en Francia y en Hungría,
y a San Millán, y a San Lorenzo y Santa Oria,
y en Bélgica, y en Holanda, también en Almería,
y dijo: Mi dictado non es de juglaría;
y dijo: Mi verdadera vocación es la gachería;
escrito lo tenemos; es verdadera historia.
Chusé lo tiene escrito; nadie lo negaría.
 *
Su verso es dulce y grave; monótonas hileras
Comemos del mondongo  en lifaras gacheras
de chopos invernales en donde nada brilla;
y al legar el invierno, los lomos y costillas.
renglones como surcos en pardas sementeras,
Las ristras de chorizos llevamos por monteras,
y lejos, las montañas azules de Castilla.
y para el colesterol, tenemos la pastilla.
 *
Él nos cuenta el repaire del romeo cansado;
Él nos muestra sonriente, después de bien cenado;
leyendo en santorales y libros de oración,
la titis que en el móvil, tiene en cada ocasión,
copiando historias viejas, nos dice su dictado,
nos enseña las "finas", también, las que han logrado
mientras le sale afuera la luz del corazón.
hacer sangrar su herida, partirle el corazón.
*
Dando la ganchada ritual, en Allepuz.
*
En el nacimiento del río Guadalope.
*
En la Venta la Liara.
****
También se invitó a la cabra.
**
*

Octubre2015/Miscelánea. EL NACIMIENTO DEL RÍO GUADALOPE EN VILLARROYA DE LOS PINARES

LOA 
AL ALTO GUADALOPE
*
Me hablaron una vez, hace ya tiempo, de un valle semioculto. Escondido entre rocas cenicientas, prados de esmeralda y colinas cubiertas de sabinas rastreras. Alto valle, de un río minúsculo, casi desaparecido. La memoria perdida de sus gentes hablaba de lobos en la noche y domingos arrasados por las balas asesinas. Al principio, apenas era una teja de agua que llevaba a sus espaldas el azote cruel de un viento que desuella. Moría en el invierno todo atisbo de vida, todo sueño de luna, toda gracia divina. Pero en la primavera renacía el sonido de la fragua, el tafil de los atajos vacunos y el trajín de la lana en los telares. Para el verano renovaba el Tosco sus poleas y hablaba así el pastor, al herrero: cuando llegue el otoño y esté a punto de morir la luz primigenia entre los dientes de los lobos, manda a tu hijo Francisco Peña a Bolonia. El será, después de Dios, el gran legislador. 
Era buena la tierra, buena la gente, apacibles los ganados en la soledad y la calma de los altos y frescos prados. Y del fruto de siglos de trabajo incesante de los hombres por aquí, por estos riscos atormentados, se hallaron  más tarde, los grandes legajos que contenían las leyes perdidas y apenar sujetas al hilo liviano de un recuerdo etéreo (Fueros de Miravete). Apenas el río había  nacido y con su agua llenado las badinas en las que los lobos saciaban su sed cuando, el arrullo de sus aguas, invitaba ya al progreso de sus gentes y a la fabricación de espacios de vida singulares: Iglesias como catedrales, soberbias plazas llenas de arcos de luz, casas solariegas adornadas de guirnaldas y piedras señeras...
Y la luz del alto valle siguió bajando y endulzando las eras de los hombres y las noches de los lobos. Embadinó, luego, los labios de la tierra reseca para que de ella brotaran los mejores frutos y, de entre los hombres, los mejores humanistas  jamás conocidos. Un día llegó hasta el gran río madre feliz, por fin, a tributar y morir, a morir y tributar. Era ya un anciano de barbas blancas y manos cansadas. Ya no era el río de los lobos y del aullido silente. Ahora, era senda viva de un  nueva era de progreso y solidaridad entre los hombres. Una era de paz para los habitantes de aquel valle sembrado y regado de ricas y hermosas poblaciones.
*
****
**
*

Octubre2015/Miscelánea. VENTA DE UN HORNO EN ORRIOS, AÑO 1856. TEXTOS Y TRADUCCIÓN DEL DOCUMENTO DE CLEMENTE ALONSO CRESPO.

Cúpula del horno de Orrios. En la actualidad, el local hace las funciones de centro cultural y recreativo.
*
¡CUÁNTO VALE UN HORNO!
Antes de la muerte de Rufino solía ir a Orrios, al menos, una vez al año. Ahora lo hago cuando me invitan los amigos Vicente, Fabián o Aurelio. Precisamente  ha sido Vicente quien nos ha traído hoy, 30 de octubre, a la reunión mensual que tenemos los Gacheros un folleto de Clemente Alonso Crespo sobre la venta que se hizo en 1856 del horno de Orrios. Me cuentan además la generosidad que Clemente ha tenido, en varias ocasiones, para con su pueblo. No es verdad, nada cae en saco roto y, al final, cada acción tiene su recompensa. El folleto tiene el tamaño de cuartilla de pliego y viene sin cabecera, ni mancheta, ni cualquier cosa que pueda señalarnos la pretensión de tal publicación. Pensamos, que tiene una proyección hacia la población del lugar y, también, darle un tinte o barniz cultural a las fiestas patronales, de Orrios, en el año 2015.
Encabeza la  publicación un pequeño texto en el que Clemente quiere situarnos históricamente de forma que, el lector, advierta del significado que tuvo para la población tal acto jurídico-legal a mediados del siglo XIX. Todavía más, si partimos del fenómeno incompleto de las desamortizaciones  que realizaron los liberales durante este siglo. Tres desamortizaciones a la Iglesia y ninguna a la nobleza. El folleto es obsequio de Clemente Alonso y, aunque simple en su presentación y contenido, de su detallado estudio puede sacar el lector, avisado, muchas conclusiones.
***
Término municipal de Orrios.
**
*