Páginas vistas en total

jueves, 26 de febrero de 2015

Febrero2015/Miscelánea. CUENTO PARA FABIÁN EN LA LIFARA GACHERA DE ORRIOS

EL MARQUESADO DE LOS CAÑADA IBÁÑEZ EN ORRIOS
*
Vivía en un magnífico palacio rodeado de todo tipo de comodidades y lujos. La corona  del marquesado era de oro macizo, sus vestidos de seda y sus capas de los mejores armiños. Tenía esposa y esperaba un heredero para sus vastos territorios comprendidos entre, la Sierra de El Pobo por un lado, y la de Peña Palomera por el poniente. Pero, a pesar de tener todos los caprichos posibles a su alcance, ni su esposa, ni sus secretarios, acertaban a encontrar un cocinero que le hiciera los huevos fritos como a él le gustaban. Nadie le pudo freír, ni tan sólo uno de aquellos huevos estrellados sobre dos tajadas de pernil curado, que tan febrilmente recordaba de su niñez.  A menudo recordaba con veemencia aquella dorada puntilla rodeando un centro apenas perceptible de clara blanca cubriendo una yema rotunda, sonrosada, y cubierto todo, finalmente, con limaduras de trufa de Sarrión. El herrero palaciego le había confeccionado una sartén de plata y, sus administradores, habían viajado hasta el Bajo Aragón en busca del mejor de los aceites. Un día, cansado de esperar y ahíto de gula exclamó: “¡Mi alma, mi alma por un par de huevos fritos!” Al instante, como por arte de magia, descendió por la linterna que iluminaba el salón de los marqueses de la Cañada,  un cocinero que rápidamente le preparó los mejores huevos que nunca jamás hubiera comido nadie en la tierra,  ni siquiera el más exigente de los papas o reyes.
Pero no todo era paz en aquel valle de vigoroso verdor estival. Aquellas feraces y frescas tierras del marquesado eran asoladas periódicamente por bandas de peligrosos delincuentes dedicados al crimen y a la extorsión que, a falta de dinero contante y sonante, arrasaban las despensas, alacenas y bodegas de toda la redolada. Eran famosas sus lifaras en mesones, masadas y casas apartadas de la población. Los dueños, sobre los que caía periódicamente tamaña plaga, quedaban arruinados para siempre. El marqués se tomó en serio el asunto y mandó a sus guardias detenerlos tendiéndoles una trampa en las estrechas laderas del barranco del Horcajo. Los diecisiete peligrosos delincuentes que cayeron ese día, fueron a parar a los calabozos del lugar y sometidos a severa dieta de pan de almortas y agua del Vadillo. Pasaron días  después, cuando la bravura ya había hecho mella en sus carnes, a ser juzgados por aquel señor de horca y cuchillo en los salones concejiles de la población. Pronto habló Fabianus Gansus Apicius conocido por su cabellera, roja como el fuego, y por su habilidad en las artes culinarias. Fabianus era la reencarnación misma de aquel famoso cocinero de la época imperial romana, Apicius, cuya muerte se produjo, misteriosamente, en el seno del pensamiento hindú en las lejanas regiones del Asia oriental y mistérica.  Soy una mago de los fogones, le espetó al señor marques de improviso, pero, además de mi dominio en las artes culinarias, si ponéis en libertad a mis amigos, mi magia, os puede conceder tres deseos. Que así sea, dijo el caprichoso marquesito  un tanto impaciente. Primero, deseo el poder sobre todas las aves del cielo. En segundo lugar quiero conocer el lenguaje de los animales terrestres y, en tercer lugar, quiero el poder de la vara de Moisés para gobernar las aguas de la tierra**.
Un día llegó a las tierras del marquesado un diablo aparejado de buhonero. Inmediatamente preguntó por el señor del lugar y, unos vecinos que tomaban la fresca bajo un aparra, lo encaminaron al palacio del marques de la Cañada sito en la calle Mayor. Tras golpear en la puerta, fue recibido por el señor de la casa. Soy el diablo, le dijo, vengo a por tu alma según la promesa que hiciste hace algún tiempo. Bien, dijo el marqués, pero déjame que me despida de mi mujer y de mi hijo. Subió entonces al solanar y llamó a las aves que poblaban el cielo. Salvadme del diablo y del infierno les ordenó. En ese instante  y envuelto en una malla de finísimos hijo de seda lo elevaron por el cielo alejándolo del poder del demonio. Las aves lo depositaron en Valderrobres, bellísima población del Matarraña, hasta que el buhonero marchó río arriba y se perdió tras las últimas curvas de Villalba Alta.
Pasado algún tiempo llegó otro demonio, ahora disfrazado de leproso. Llevaba las carnes y las ropas destrozadas a jirones sangrientos. Su aspecto era horrible, repugnante… y su hedor hacía que ningún mortal se le acercara a menos de veinte metros. Vengo a por tu alma, le espetó sin más dilación. Recordó de nuevo el marqués, su trato primigenio con el maligno y el peligro que había corrido con el buhonero. Espera a que ponga en paz mi alma antes de marchar contigo, le dijo al leproso. Pasó el marqués a la capilla de Santa Ana, una hermosa construcción contigua a su palacio, y oró ante el altar mayor. Una vez preparada su alma, salió en compañía de su esposa  y único hijo a la puerta de casa. Caminaba el reo por la calle mayor cuando oyó hablar a un perro, luego aun gato, más tarde a las gallinas y hasta a los caballos y los cerdos en las cortes. Recordó al instante el deseo concedido por el mago hindú y pidió ayuda a los animales. ¡Socorredme que estoy perdido, el diablo se me lleva al infierno! gritó con todas sus fuerzas el marqués. Inmediatamente, todos los animales de la redolada acudieron en su defensa. Se lanzaron con uñas y dientes sobre el demonio que murió a consecuencia de las muchas y sangrantes heridas. Sus despojos, finalmente, fueron alimento del puerco de San Antón que se criaba libre por las calles del lugar.
Cansado de los continuos fracasos de sus diablillos, Baal Zebub, el dueño y señor de los infiernos mandó a 40.000 diablos jóvenes, valientes e inteligentes, a por el alma del marqués de la Cañada de Orrios. Pronto llegaron noticias al lugar, de los desmanes cometidos por los diablos en la importante población de Alfambra y como la vigorosa ira de estos diaplerones dejaba todo destruido a sangre y fuego. Esta vez, el marques y toda la población salieron al encuentro de los demonios, pues el peligro que arrostraban era común. No sólo era ya el alma del marqués, sino toda la población entera y verdadera la que peligraba. Oraron a la Virgen del Águila y tras nueve días de oración y procesiones hasta su templo, hicieron una rogativa general y extraordinaria pidiendo la lluvia a mares, tal como les había indicado el marqués. Llegaron los diablos a la orilla derecha del Alfambra y, llegaron también, las nubes a encapotar los cielos con un negror cerril y apocalíptico. De forma diluviana cayó el agua en los Alcamines y en la sierra de El Pobo. Entonces, a una orden del de la Cañada, los habitantes se retiraron a los sitios más altos y mejor protegidos, mientras que los diablos, pillados por la sorpresa y desprovistos de estrategia alguna fueron arrastrados por las aguas tumultuosas y desbordadas del río. Los cuerpos de los diablos tiñeron de rojo las aguas de un río que si hasta entonces había sido conocido como río Blanco, desde entonces empezó a llamarse río Rojo o Alfambra.
Ningún diablo desde entonces osa atravesar el río y legar a Orrios, por lo que sus habitantes viven con la certeza de una feliz vida en la tierra y luego en el Cielo. Amen.
** El señor marques nunca utilizó este poder para construir el pantano de los Alcamines.
*
Vadeando el río Alfambra.El todotereno es más poderosos que el diablo.
*
Las gentes huían despavoridas, a pie o en coche, al ver la crecida de las aguas del río Alfambra.
*
Aves que llevaron volando al marqués de la Cañada.
*
Ovejas en la majada del Vadillo, sus incesantes balidos atormentaban a los diablos.
*
Hasta el gato lucho contra el diablo.
*
Gallina que puso los huevos para el marqués.
*
Gallina que salvó, a picotazos, al marqués del domino del diablo.
*
Fabianus Gansus Apicius mago hindú que concedió los tres deseos al marqués de la Cañada.
*
Los güegos del marqués.
*
Buhonero que fue a Orrios a por el alma del marques de la Cañada.
*
Uno de los 40.000 diaplerons que convirtieron las aguas del río Blanco, en aguas del río Rojo/Royo o Alfambra.
*****
***
*
 Merchandising
gachero
*
*

miércoles, 25 de febrero de 2015

Febrero2015/Miscelánea. EL VADILLO, UN AFLUENTE DEL ALFAMBRA POR LA IZQUIERDA EN ORRIOS

Sierra de El Pobo escoltando la margen izquierda del Alfambra.
*
EL VADILLO
*
Ahora en febrero se ve con toda nitidez. Arriba la sierra del Pobo nevada. Abajo el humedal donde nace este pequeño río. Luego la canalización y la balsa de decantación de materiales gruesos. Por fin la gran balsa que sirve para luego regar este pequeño valle de Orrios. Dicen en la redolada que Orrios trae su origen de la expresión os ríos/los ríos, pues dos son los que abrazan a esta población. Uno mayor llamado Alfambra y este afluente de menor envergadura. En la secuencia de imágenes que aquí colocamos puede verse, prácticamente, toda la vida del río Vadillo que fluye con pasmosa constancia y regularidad a lo largo del año.
*
Humedal donde nace el río Vadillo.
*
Caudal ya formado.
*
Canalización para abrevadero.
*
Balsa de decantación de áridos.
*
Balsa grande de riego.
*
Caudal que llega a la balsa grande.
*

Febrero2015/Miscelánea. ERMITA DE LA VIRGEN DEL ÁGUILA EN VILLALBA ALTA (RÍO ALFAMBRA)

Virgen del Águila, siglo XVII
*
Cruzas el Alfambra y muy cerca del ruido de una fresca fuente, se encuentra la ermita de la Virgen del Águila. El término, antaño, era de Villaba aunque ahora digan que ya es de Perales. Subes por el río la margen siniestra, pasas el llamado Peirón de las Aguas. Allí hay una imagen del siglo XVII que porta en sus brazos un niño y un ave. La nave, arreglada, tiene arcos góticos. Hay portal antiguo, y seguro que es, de estilo románico. Tiene en el crucero pequeñas capillas quizás del XVI. Lado de la Epístola, le cubre una bóveda que es de crucería. Lado del Evangelio, lisa y de madera carece de adornos. En la cabecera del siglo XIV, sobre el presbiterio, pinturas barrocas (siglo XVIII) cubren nervios góticos. Para el mes de mayo vienen rogativas a pedir las aguas. Sube gente de Orrios, bajan de Villalba.  Junto al fresco río la tarde descansa. Cruzas el Alfambra, muy cerca del ruido de una fresca fuente, encuentras la calma. La Virgen del Águila a solas descansa y espera del tiempo su justa mudanza.
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*

Febrero2015/Miscelánea. PROGRAMA DE LAS FIESTAS DE TRAMACASTIEL DE LOS AÑOS 1963 Y 2014

Publicamos este interesantísimo programa de las Fiestas Mayores de Tramacastiel del año 1963, que hemos conseguido, por la gentileza de Guillermo López. Las fiesta patronales eran una buena escusa para que el "régimen" se hiciera presente y manifestara los progresos en los distintos municipios. El Alcalde  y Corporación Municipal, al igual que algunos vecinos animosos trataban de dar la mayor solemnidad a estas fechas. La salutación de las autoridades, la poesía, los relatos históricos y la publicidad, entonces como ahora, componían el grueso del citado programa. Particularmente interesante es el relato titulado: "Vida desdichada de un heredero del Condado de Tramacastiel".
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
AÑO 2014
*
*