Páginas vistas en total

sábado, 31 de mayo de 2014

Mayo2014/Miscelánea. CARTEL GANADOR DE LAS FIESTAS DE LA VAQUILLA 2014

*
Título: "El latido de la fiesta."
Autora: Carmen Novella Morales.
*

Mayo2014/Miscelánea. EL LÉXICO DE ALFAMBRA DE JESÚS ABRIL ESCUSA

EN MEMORIA DE ÓSCAR
*
Es un libro cargado de amor y de dolor. El día 11 de marzo de 2014, entre las siete y las ocho de la mañana, moría víctima de un atentado terrorista, Óscar Abril Alegre. Para el 20 de octubre de 2014, su padre y compañero de estudios Jesús, publicaba este libro recordatorio de su querido hijo perdido, y a la vez, de reconocimiento y amor a su tierra.
 Aunque vivía en Madrid, el hijo amaba a Alfambra, a la que acudía muy a menudo. Alfambra y Aragón constituían una de sus pasiones. Un amor a su tierra, a sus gentes, que le había inculcado su padre y que muestran apasionadamente en este libro.
En la lista de las víctimas mortales del terrible atentado, Óscar figura el primero por orden alfabético. Un macabro privilegio de una noticia que nunca debió producirse. El tiempo todo lo cura, menos las heridas profundas que de tiempo en tiempo vuelven a sangrar. Alfambra sangró ese día y sangra permanentemente en el recuerdo y en el dolor de todos sus vecinos. Sangra en el dolor irreparable de su familia y sangra en las conciencia de la gente de bien, incapaces de comprender los desvaríos del destino.
Por ello, este libro tiene un valor añadido. Un valor multiplicado por el don que nace en los nobles corazones: el amor. Quién podría pensar que se pudiera encontrar algo de sosiego en un léxico. Y sin embargo, estas palabras evocadoras de momentos de amoroso encuentro entre padre e hijo son catarsis y terapia que ayudan a afrontar el futuro.
Leedlo con el cariño con el que Jesús lo escribió…  y eso será suficiente.
*
*
*
*
*
*
*
*
*

May02014/Miscelánea. EXPOSICIÓN EN EL PATIO DE LA INFANTA DE IBERCAJA. ZARAGOZA

Hay en la actualidad, dos exposiciones en Zaragoza que se apartan del común de las muestras que se ofrecen en todo Aragón. Una está aquí, en el edificio central de Ibercaja, en el llamado PATIO DE LA INFANTA.  La otra muestra, también muy interesante, se puede ver en el MUSEO PABLO SERRANO y enseña la colección CITOLER (recientemente adquirida por el Gobierno de Aragón). Esta última ha traspasado los límites regionales para situarse como un referente en el panorama nacional. He aquí el folleto anunciador de la de Ibercaja
*
Exposición:
 PASIÓN POR ARAGÓN.
 La Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País
 *
El 1 de marzo de 1776 un grupo de ilustrados aragoneses fundan la Real Sociedad Económica de Aragón, decididos a  procurar el progreso y la modernización de su tierra, a través del estudio y de una serie de medidas que desarrollen los recursos naturales, potencien la industria y enseñen a la población las ciencias y las artes por medio de cátedras y de Escuelas que financian ellos mismos.
Su interés por el dibujo les lleva a fundar la Real Academia de Bellas Artes de San Luis en 1792; la necesidad de apoyar a los agricultores y artesanos  provoca la fundación en 1876 de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza, actual Ibercaja, y la construcción del nuevo espacio europeo hace que funden en 1986 el Real Instituto de Estudios Europeos.  Reconociendo su labor apasionada en pro del desarrollo de Aragón a lo largo de estos siglos, la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País fue galardonada con la Medalla de Oro de las Cortes de Aragón el año 2013.
La Exposición PASIÓN POR ARAGÓN.  La Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País, conmemora el aniversario de dicho galardón y resalta los logros obtenidos en la Historia del Aragón contemporáneo.  Reuniendo más de cuatrocientas piezas, la muestra  recorre todas las fundaciones de la entidad a través de dos siglos de historia destacando sus principales valores: la pasión por la educación de toda la población, el amor al territorio que promovió la Escuela de Agricultura, su compromiso con las innovaciones científicas, su interés por la salud con el Jardín Botánico, su papel promotor de las Exposiciones de Zaragoza, la creación de la primera cátedra española de Economía, la incorporación de la mujer a la sociedad, el apoyo económico al desarrollo de los aragoneses, la recuperación de la cultura y la historia aragonesa, y su pasión por el dibujo como instrumento de formación.
Obras de los grandes pintores aragoneses Francisco de Goya y Francisco Bayeu entre otros, documentos y libros originales, monedas, dibujos e instrumentos mecánicos, que forman parte de las importantes colecciones que ha ido constituyendo la Económica, crean los ambientes dieciochescos en los que se recupera la obra de estos ilustrados que bajo el lema “Florece fomentando”, plantearon como razón principal de su existencia fomentar el conocimiento y desarrollo de las fuentes de riqueza de la región aragonesa, en una importante apuesta por conocer, educar y construir un futuro mejor.
Ramón de Pignatelli, gestor del Canal Imperial de Aragón e ideólogo principal de la Sociedad; el conde de Sástago, primer director; el Conde de Aranda,  el comerciante Martín de Goicoechea o la ilustrada Josefa Amar y Borbón, son algunas de las grandes figuras que aportaron lucidez e intensidad a un trabajo que permanece vigente hasta nuestros días.
Organiza: Ibercaja Obra Social. 
Comisario: Domingo J. Buesa Conde. 
Del  22 de abril  al 14 de diciembre 2014. 
Agosto, cerrado.
De Lunes a viernes, de 18 a 21 h.
Sábados, de 11 a 14 y de 18 a 21 h.
Domingos y festivos, de 11 a 14 h.
Entrada libre 
MAYO. JUNIO Y JULIO 
De lunes a sábado, de 11 a 14 y de 18 a 21 h.
Domingos y festivos, de 11 a 14 h.

Entrada libre
*

viernes, 30 de mayo de 2014

Mayo2014/Miscelánea. CERÁMICA HALLADA EN LAS EXCAVACIONES DEL CONVENTO TRINITARIO DE ROYUELA (TERUEL)

*
El año 2004 se terminó la última campana de excavaciones arqueológicas en el convento trinitario de Royuela de la mano de Julián Ortega. Traemos aquí una muestra de las piezas que se encontraron. Tanto éstas, como otras encontradas en toda la provincia a lo largo de los años, deberían estar referenciadas en un futuro centro de interpretación de la cerámica encontrada y producida en la provincia de Teruel. Las fotografías son gentileza de Jesús Hernández.
*
*
*
*
*
*

Mayo2014/Miscelánea. FIN DE LA VISITA DE LOS GACHEROS AL RÍO GUADALAVIAR EN SAN BLAS

*
DESPEDIDA
Dejamos las orillas del río Guadalaviar, que significa río blanco según unos o, río de las pozas, según otros. En cualquiera de los casos, como le sucediera  al Licio de Gil Polo, partimos de estas dulces riberas con el dolor de abandonar algo que ha penetrado en lo más profundo de nuestro corazón (corazón gachero). 
Sentimos, sin embargo, el consuelo de saber de su proximidad a la capital y que en cualquier momento es posible el reencuentro.
 Que mejor, para expresar nuestro sentimiento, que los últimos versos de Gaspar Gil Polo en los que Licio muestra su pesar por el desdén que Galatea le muestra. Allí queda la ribera y nosotros marchamos apenados.
*
Licio mucho más le hablara
y tenía más que hablalle,
si ella no se lo estorbara,
que con desdeñosa cara
al triste dice que calle.
*
Volvió a sus juegos la fiera
y a sus llantos el pastor,
y de la misma manera
ella queda en la ribera
y él en su mismo dolor.

*

Mayo2014/Miscelánea. SIMPLÓN, EL HIJO DEL CARBONERO. CUENTOS EN EL GUADALAVIAR ( IV ) - ILUSTRADOS CON FOTOGRAFÍAS DEL MISMO RÍO

EL HIJO DEL CARBONERO***
*
En una fría, imaginaria y apartada ciudad peninsular, que ejercía además la capitalidad de la provincia, vivía un padre que tenía la profesión de carbonero. Como el clima era gélido y los inviernos largos, ganaba mucho dinero aprovisionado de carbón a todos los habitantes de la ciudad y a los edificios oficiales. Los vecinos y amigos desconocían el color de su piel, pues siempre iba cubierto de una capa del negro mineral. Debido a esa apariencia tan negra y sucia tardó en encontrar mujer que quisiera casarse con él, a pesar de tener sus buenos dineros ahorrados. Por fin casó con Ramona, una mujer práctica, resuelta y sin remilgos, que presumía de no importarle el color del dinero.
Parió lo Ramona un hijo pequeño, con la cabeza como una almendra, pero negro y tiñoso. Creció el zagal desgarbado, huraño y se desarrolló escasamente mientras doblaba las  esquinas de la ciudad por las tardes para llevar los mandados de carbón que recibía su padre  de los vecinos. No adelantaba, tampoco, en el colegio. Era mal estudiante y no hacía los deberes so pretexto que debía ayudar a su padre en el sucio negocio que llevaban entre manos.
Un día, llamó el maestro al padre para hablar de los estudios del hijo y del futuro que les esperaba. El zagal no vale, dijo el maestro al ver la negra cara del padre, ni para funda de cartucho. Pero no se preocupe, tal como están hoy las cosas ha tenido suerte, si tiene algún dinero ahorrado podremos hacerlo INSPECTOR DE EDUCACIÓN. ¿De cuánto dinero estamos hablando?, dijo rápidamente el padre. Se trata de un buen pellizco, tenga en cuenta que nos endilga buena alhaja.
Tal como prometió el maestro, el zagal llegó a inspector jefe. Pero, al poco tiempo, cambiaron las cosas porque hubo una drástica reforma en la administración pública de aquel país. El hijo del carbonero fue puesto de patitas en la calle y reducido a la más absoluta de las miserias.
Pobre de solemnidad vivía de la caridad pública, pero, guardaba un saquito de monedas de oro que le había entregado su padre al morir.
Se celebraban en aquella ciudad unas fiestas populares en las que instalaban puestos de comida en las calles. Al hijo del carbonero le habían dado, de limosna, una hogaza de pan cuando estaba mendigando en la puerta de la iglesia de Santiago Apóstol. Vio un puesto donde asaban carne y, como no tenía dinero, puso la hogaza de pan encima de la carne que se asaba sobre las brasas. Cogió el pan, que había tomado el gusto de la carne, y se lo comió con golosina. Visto lo cual por el dueño del puesto le dijo, págame la carne. Mas, el hijo del carbonero, le contestó. Si no he comido carne, como voy a pagarte la carne.
El dueño del puesto llevó al pordiosero ante el Juez de la ciudad acusándole de no pagar la carne. Pensó el Juez en el asunto, comprobó las dificultades de una solución justa y sentenció: “Volved el jueves al juicio público que se celebra en la puerta de la Catedral. Y tú, dijo señalando al mendigo, traerás todo el dinero que te dejó tu padre al morir.”
El temor se adueñó de la mente del mendigo aquella noche. Acurrucado entre cartones no podía conciliar el sueño pensando que iba a perder aquella bolsa que oro, último recurso para recuperar su dignidad.
Llegó el día del juicio y se presentaron ante el Juez, demandante y demandado. Bien, dijo éste, he estudiado bien vuestro caso y tengo una solución justa para ambos. Acercaos los dos y tú, dijo al pobre, saca la bolsa de dinero que te he mandado traer. Ahora, agítala con fuerza junto a la oreja del demandante. Así lo hizo presto, el pobre. Tras ello dictó el Juez sentencia: puesto que tú, señalando al pobre, tomaste el olor de su carne y tú, señalando ahora al dueño de la carne, has oído el sonido de su dinero, id en paz, la Justicia se ha cumplido.
Con este y otros sucesos de parecido jaez fue, el hijo del carbonero, alumbrando su corta inteligencia y saliendo poco apoco de la mísera vida que arrastraba.
*
*** Dedicado, para su recreo y solaz, a los miembros de la ALTA INSPECCIÓN DE EDUCACIÓN de aquel lejano país imaginario donde habitaba el hijo del carbonero.
*
*
*
*
*
*

jueves, 29 de mayo de 2014

Mayo2014/Miscelánea. CUENTOS EN EL GUADALAVIAR ( I I I ) - ILUSTRADOS CON FOTOGRAFÍAS DEL RÍO

EL DESEO DE PODER
*
Era un ejemplar padre de familia que trabajaba partiendo piedra en la gravera de San Blas, desde la mañana a la tarde. Trabajador infatigable, soportaba el calor del verano y los hielos del invierno. Los años y la dureza de su trabajo le crearon un carácter fuerte e indomable. A menudo blasfemaba y renegaba de su vida y condición. Acostumbrado pues, al trabajo a la intemperie, soportaba peor el calor del verano que los hielos del invierno turolense.
Un día de julio, cuando el sol estaba el su cenit quemando su piel, levantó su puño hacia el Altísimo diciendo: ¡Señor, si tan poderoso eres, por qué no me conviertes en el Sol para que yo con mis rayos pueda abatir a todos los elementos que haya bajo mi poder!
Se oyó un estruendo en la cúpula celeste y el buen hombre de San Blas, de repente, se vio convertido en un potente Sol cuyos rayos calentaban y quemaban todo lo que había en la corteza terrestre. Se sintió fuerte y satisfecho de su nueva condición hasta que aparecieron por el horizonte unas nubes que, colocadas delante de él, obstruyeron la marcha de sus potentes rayos y lo dejaron sin ningún poder.
Volvió, altivo, a dirigirse al Altísimo diciendo: Señor, puesto que me diste el poder del Sol creyendo que era el mayor sobre la tierra, dadme ahora el de la nube que me lo ha eclipsado. De nuevo se sintió un estruendo celestial y fue, por obra del Todopoderoso, convertido en nube. Llovió la nube sobre la tierra y su agua, todo lo disolvía y lo arrastraba. Mas, vio que había en una abertura de la montaña una potente roca que permanecía inmóvil e indiferente a la lluvia.
Por tercera vez dirigió su voz al Señor y lo dijo: lo he comprendido bien, he visto que lo más poderoso que hay en el mundo es la piedra, la dura roca. Quiero, pues, que me convirtáis en una potente y dura roca sobre la que no haya ningún poder, excepto el Divino. De nuevo el cielo tembló y se oyó un estruendo de terremotos y huracanes sobre la cuenca del río Guadalaviar. Pasó, tras estas convulsiones celestiales, a convertirse en roca y vio que ni la lluvia ni el viento lograban hacer mella en él. Pensó que por fin lo había conseguido…
Al poco tiempo sintió el golpeteo constante de un punzón y un martillo sobre sus espaldas..., un humilde picapedrero la iba desmenuzando en finísimos granos de arena que, arrastrados por el viento y la lluvia, desaparecían quedando convertida la roca en la más absoluta nada.
De nuevo se dirigió al Ser Supremo pero, antes de hablar el picapedrero, Éste le advirtió: “¡Que sea ésta, tu última petición!”
Señor, dijo el cantero, nada me gustaría más que volver a ser lo que siempre fui, un humilde picapedrero. Y a partir de entonces, el de San Blas, dejó de blasfemar y de quejarse de su suerte.
*
*
*
*
*
*

Mayo2014/Miscelánea. CUENTOS EN EL GUADALAVIAR ( I I ) - ILUSTRADOS CON FOTOGRAFÍAS DEL RÍO

EL ORIGEN DE LA IGLESIA DE SAN BLAS
*
Allí donde el Guadalaviar se ensancha y forma la vega de Dornos, junto a la acequia de la Guea, tenía un padre levantada casa y cultivados campos con los que alimentar a su familia. El padre trabajaba la tierra y la madre educaba a los hijos. Crecieron y uno de ellos se casó y tuvo cinco hijos. El otro permaneció soltero. Sin embargo todos vivían en armonía en la casa familiar.
Poco a poco el padre fue envejeciendo y sintió que la vejez le impedía trabajar los campos. Así que un día les dijo a los hijos: de mi casa, de mi tierra, y de mis ganados; cuando yo me muera, sea la mitad para cada uno y para el sustento de vuestra madre.
Pasó un poco de tiempo y murió el padre. Los hijos hicieron lo que les había señalado el padre y se repartieron la tierra y el ganado. Dividieron la casa y la siguieron habitando con su madre, como hasta entonces lo habían hecho.
Pasó el primer año y cada hermano cultivo su tierra. Tras la siega, recogieron el trigo en el granero, cada uno en su parte. Una vez terminada la cosecha, aquella noche se echaron a la cama a dormir, tranquilamente.
El hermano casado pensó. Pobre hermano mío, sin hijos que le den descendencia. Dios no ha sido bondadoso con él y vivirá siempre en soledad y sin una compañera que le consuele en las desdichas. Voy a coger parte de mi trigo y ahora que está durmiendo se lo llevaré a su montón para que pueda disfrutar al menos de una vida más holgada.
El otro hermano que era soltero, tampoco podía conciliar el sueño y pensó. Pobre hermano mío, Dios le ha dado cinco hijos y una mujer para alimentar. Muchos son los trabajos que tendrá que hacer para sacarlos adelante. No tendrá sosiego y la fatiga le amedrentará. Si yo pudiera ayudarle… Y se dijo, ahora que está durmiendo me levantaré, cogeré parte de mi trigo y lo echaré en su montón. Al menos con ello podrá tener una vida más desahogada.
Como era de noche iba cada uno con una lámpara para iluminarse en la casa. Al encontrarse y relatarse entre ellos lo que habían pensado y hecho, se abrazaron y lloraron.
Dios que vio el profundo amor de los hermanos los bendijo y dijo: cerca de esta casa levantaré un templo y adornaré el valle con las aguas más claras y los más hermosos jardines . Poetas como Gil Polo y trovadores como el tenor Marín, encontraron la felicidad junto al Guadalaviar.
*
*
*
*
*
*

Mayo2014/Miscelánea. LAS CINCO VILLAS, SU VOCABULARIO, POR OCTAVIO SIERRA SANGÜESA

Aunque fuera de nuestro ámbito de referencia, quede constancia en Miscelánea, del merecido reconocimiento a Octavio por este trabajo tan exhaustivo dedicado a una de las más importantes comarcas de Aragón: CINCO VILLAS.
Publicado en 1976.
*
PRÓLOGO
*
*

*
Natural de Sos (Aragón)
El mejor rey que ha tenido España.
*

miércoles, 28 de mayo de 2014

Mayo2014/Miscelánea. CUENTOS EN EL GUADALAVIAR ( I ) - ILUSTRADOS CON FOTOGRAFÍAS DEL RÍO

LA CUEVA DE LA MURCIEGANA
(Guadalaviar, barrio de San Blas)
*
Era un estorbo, pero su hijo le perdonó la vida y, en secreto, lo llevó a vivir a la Cueva de la Murciegana. Aquí estarás bien, le dijo, te traeré comida en secreto y podrás disfrutar de este magnifico paisaje junto al río. Nadie pasa por aquí, pero puedes esconderte en el interior si temes ser descubierto.
En aquel pueblo habían decidido matar a los viejos pues, sólo hacían que comer y gastar en medicamentos y no aportaban nada a la sociedad. Cada casa del pueblo que tenía viejos debería deshacerse de ellos lo antes posible. Sólo hubo una casa en la que el hijo no quiso cumplir el acuerdo y llevó a su padre a una cueva para esconderlo.
Pasó el tiempo y vino una época de malas cosechas, no llovía y no se recogía trigo. Llegó un año en el que debido a la carestía que se arrastraba, nadie tenía trigo para sembrar. ¿Qué hacer se preguntaban en el lugar? ¿Cómo resolver este asunto? ¡Moriremos todos de hambre!
Mas, el hijo que había salvado la vida a su  anciano padre subió a la cueva a llevarle comida y a pedirle consejo sobre qué hacer, en un momento tan trágico para todos.
Hijo mío, le dijo el viejo, lo que tienes que hacer es lo siguiente. Observa a las hormigas, y verás que ellas si que han sido prudentes y han guardado trigo en su despensa. Busca, pues, en el campo los hormigueros, los abres y coges las simientes que han guardado las hormigas. Con esa simiente tendrás suficiente para sembrar este año de apuros.
El hijo hizo lo que su anciano padre la dijo y, aquel año, sembró y pudo recoger trigo para su supervivencia.
Cuando contó esto en el lugar le dijeron, eso no es idea tuya, eso es consejo de viejo.
El confesó la verdad,  les dijo que él no había matado a su padre anciano.
Desde entonces decidieron no matar a los ancianos, pues sus consejos pueden salvar la vida de los demás.

Permanece la Cueva de la Murciegana, desde entonces, sólo habitada por estos mamíferos voladores. 
*
Hoy los abuelos, gracias a su pensión, son el sostén de muchas familias españolas y colaboran de forma determinante en la crianza y educación de los nietos.
*
Hay que oír, siempre, el consejo de los mayores.
*
Camino de la Cueva de la Murciegana.
*
El Guadalaviar a su paso por la Cueva de la Murciegana.
*

Mayo2014/Miscelánea. EL BALSÓN DE SAN BLAS, SEGUNDO TRAMO

Plano del segundo tramo del recorrido.
*
Nada más comenzar el segundo tramo, Gachero-Marcial, nos relató una fantástica historia (verídica) ocurrida en la capital hará ya más de 80 años y que escuchó contar en una cantina a un viejo llamado Chusé, de barbas blancas y gorro de marinero. 
*
Pinchad en la siguiente dirección para leer el relato:
Antigua presa romana.
*
Apenas recuperados del impacto emocional de la historia, nuestros ojos cavaron en la profundidad de un paisaje hecho maravilla. El agua, la piedra y la verdura se conjugan en arabescas formas. A la vez, la cadencia del aire crudo y limpio del cielo  turolense, invitan a la ensoñación y a la fantasía. 
*
Dejó Gachero-Marcial que continuáramos sin su compañía hasta el final del recorrido, pues, le dolía una pierna. "Continuad sin mi", nos dijo, pero sabed que, el que vais a recorrer, es el tramo más bello del río Guadalaviar. Lástima que al final se trunque el encanto al chocar con el muro de la presa.
*
Y en verdad, fue grato a nuestros sentidos el paseo. Que juzgue el amable lector, fiado en las fotografías que adjuntamos.
*
Lugar donde el Guadalaviar, por efecto de los rayos solares y la floresta, se torna azul.
*
Blanco, verde y rojo.
*
El río encajonado entre peñascos dibuja espacios de singular belleza y lucha por salir a la vega de Dornos y Teruel.
*
Sólo cinco Gacheros llegaron al final del recorrido.
*
Punto de retorno.
*